Porqué es importante el encuentro humano con el otro?

Desde la perspectiva de la biología los animales por instinto se reúnen en manadas,  vuelan en bandadas, ese comportamiento que los defiende de posibles depredadores y garantiza su subsistencia. De acuerdo con la antropología los seres humanos somos seres sociales y nuestros encuentros obedecen a dos razones fundamentales: la primera la casualidad y la segunda la propia decisión representando este último la más fuerte, es aquí donde cobra fuerza la motivación o interés de encontrarnos y máxime si el encuentro es para brindar ayuda en la familia, entre los amigos, en el trabajo o en la sociedad.

Algunas perspectivas de los encuentros interpersonales

Fenomenología

Martin Buber, formado con una visión amplia sobre el hombre, libre de constricciones y de restricciones en su libro Yo y Tu ha producido una influencia fuerte en el desarrollo de la psicología humanista, significativamente en Carl Rogers. En el mundo de las relaciones humanas, primero somos conscientes de que hay otro y eso nos hace tomar conciencia de quienes somos nosotros. Es decir nuestras relaciones nos constituyen como personas individuales.

Buber dice que cuando aparece la conciencia de la persona, podemos interpretar con dos prismas de la existencia: Nuestras relaciones o son relaciones Yo-Tu o son relaciones Yo- Ello. Las relaciones Yo-Tu se refieren al mundo personal y ponen los fines de la persona. Las relaciones Yo-Ello se refieren a un mundo de objetos, y también mundo de los medios o instrumentos.

Desde luego todos tenemos relaciones yo-ello y yo-tu, pero estas últimas son claves porque ponen contenido y fines a nuestra vida, nos dan motivos para vivir. Buber trabaja la noción de encuentro y considera que es el momento en que se establece una relación yo-tu, ese momento en que se produce un impacto emocional en nosotros que hace que esa persona, tenga un valor especial para nosotros. La noción de encuentro se junta así con la de impacto y la presencia. Si este impacto emocional que origina presencia es profundo, tenemos un encuentro y el comienzo de una relación yo-tu.

Existencialismo

Frankl califica el encuentro humano como un modo de acercamiento y de valoración de la existencia, que trasciende la realidad y la explicación causal es decir el modo de ser de la persona en el mundo, la forma de colocarse en el espacio y el tiempo, el estilo de sus expresiones comunicativas aspectos verbales, gráficos, gestos, vestimenta, entre otros, e incluso la forma de integrarse o no con los demás, son algunos aspectos por los cuales podemos decir que se trata de una investigación fenomenológico existencial.

Frankl toma distancia de la psicología humanista, para ello apela a la propuesta de la teoría del lenguaje de Karl Bühler y a la discriminación de una triple función del lenguaje. En primer lugar, el lenguaje le permite al que habla expresarse a si mismo (es un vehículo de la autoexpresión). En segundo lugar, el lenguaje es una apelación dirigida por el que habla a la persona a la cual habla. Y en tercer lugar, el lenguaje representa siempre algo, el “algo” acerca de lo cual se habla.

Tomando este modelo, Frankl expresa que lo que es válido acerca del lenguaje también lo es para la coexistencia y los encuentros. Por lo tanto el yo-tu es importante y necesario pero no es suficiente, le faltan los referentes intencionales, estos son los objetos a los que alude el lenguaje y que son mencionados por los dos sujetos que se comunican entre sí, formando un mundo estructurado, un universo de sentido. Frankl dice que a este universo de sentido lo podemos denominar logos. No hay diálogo posible si no se incluye la dimensión del logos. Sin esta dimensión no es diálogo, sino monólogo, mera autoexpresión. Le falta lo que Frankl denomina autotrascendencia. Esta palabra designa la cualidad específicamente humana de dirigirse a algo distinto de sí mismo.

Reflexión

Lo social y lo colectivo ocupan hoy un importante lugar en la vida de todos nosotros y pocas veces nos encontramos solos, podemos observar que las relaciones humanas han trascendido o evolucionado por el avance en las tecnologías de las comunicaciones, inclusive perdiéndose la intimidad.

Sin embargo, lograr la comunicación directa y personal es tal vez el deseo más profundo del corazón humano, pero necesitamos pasar primero por la experiencia del autoconocimiento. Es entonces que se asume el control de sí mismo y se comienza a descubrir el sentido verdadero de la existencia.

Podemos decir que el espacio del autoconocimiento personal, es un espacio de preparación. Paradójicamente, cuanto más conocemos nuestra singularidad, más necesidad tenemos de comunicación con el otro. Porque en los encuentros con las otras personas se prueba no lo que se imagina ser, sino lo que verdaderamente se es.